Amalgama entrevista

Entrevista a Gonzo Vizán: “La comedia es un extracto de la sociedad en la que vivimos”

Por Hernán Paryszewski
Fotografía de Sofía Molina

“Hoy me puedo permitir perder seguidores en las redes sociales por poner una foto de Santiago Maldonado, y eso está bien. La gente se puede enojar conmigo, pero yo voy a seguir actuando, voy a seguir diciendo lo que pienso.”

Gonzo Vizán apuesta al humor como arma de transformación y denuncia, se ríe de los haters y empieza a ver al rap como un horizonte a explorar.

gonzo vizán stand up

Gonzo Vizán hace stand up hace desde el 2010 y es reconocido en el circuito del humor de todo el país. Realizó diferentes shows a lo largo de su carrera artística: su primer grupo se llamó “Estrés” con el que realizó gran cantidad funciones en el Paseo La Plaza, después trabajó junto a Grego Rosello recorriendo distintos puntos del país, llegó a realizar su unipersonal “Abzurdito”, y en al actualidad se encuentra actuando junto a Laila Roth en “Laila y Gonzo – stand up + wtf”.

En un momento en el que empezó a tener un mayor auge artístico, decidió dejar de hacer cosas para gustar y empezó a denunciar la violencia del sistema capitalista, el machismo, y hasta realizó una fuerte crítica al gobierno por el caso Santiago Maldonado.

En la actualidad además de dedicarse al humor, busca impulsar el mundo del rap y el hip-hop desde Pueblo Rapper (batalla de gallos en la plaza) y Derrape, programa de radio que conduce junto a Kriz Alaniz y Manu Basile en Oktubre FM.

Gonzo Vizán entrevista para Amalgama Cultural
Gonzo Vizán (fotografía de Sofía Molina)

¿Qué es el humor para vos?

El humor no es sólo mi profesión y mi carrera, es mi forma de enfrentar al mundo, mis miedos y mis traumas. Es una forma de enfrentar las cosas que peor me hacen, así nació mi simpatía por el humor en la pre-adolescencia.

¿Qué diferencia hay entre tu mirada del humor y la mirada hegemónica actual?

Yo creo que un comediante en el escenario es una versión de lo que es abajo del mismo. Entonces, si un comediante es machista, lo más probable es que en sus shows también lo sea, si es facho abajo del escenario, arriba lo más probable es que también. La mirada por donde uno quiera construir sus remates, sus chistes, están atravesados por su ideología, por sus valores. La comedia es un extracto de la sociedad en la que vivimos, como la mayoría de las personas son de derecha y misóginas, los comediantes no están excentos de eso y hay un 3% que son zurdos. Yo me encuentro dentro de ese porcentaje. Es muy difícil hacerme viral con esta etiqueta, tengo la estadística en mi contra (risas).

Creo que mi diferencia es esa, soy real con lo que pienso y busco hacer reír desde ahí, esa mirada es muy moderna. En los ´90, por ejemplo, la comedia en Argentina era totalmente ficticia, era una exageración falsa del estilo: “Uh, mi mujer cocinó tan mal que quemó hasta la ensalada” y yo le diría a ese comediante: “dejá de pegarle a tu pareja o deja de mentir si ni siquiera estás casado”. Era una comedia muy irreal en la época de Tinelli con todos esos personajes ficticios.

Después de toda una carrera en el stand up y poder vivir de esto ¿qué le dirías a ese Gonzo Vizán que arrancaba en el Paseo la Plaza con su primer grupo “Estrés”?

Le diría muchas cosas. Al comienzo tenía mucho miedo con dedicarme a esto, sobre qué iban a decir si hacía una rutina sobre un tema u otro. Tardé mucho en llegar a donde llegué. Animarme a subir videos en las redes sociales fue todo un tema, yo odiaba todo ese mundo y de repente me di cuenta que son plataformas que son mi vidriera al mundo, pero me costó aceptarlo y adaptarme.

Hoy por hoy si me tuviera que dar un consejo probablemente sería que me anime un poco más, que enfrente mis miedos.

gonzo vizán
Gonzo Vizán (fotografía de Sofía Molina)

¿Cómo ves al stand up en el contexto actual de la Argentina?

Hoy está mal, porque está atravesado por la crisis social que atraviesa el país. El stand up en todos los países que se instaló está en crecimiento constante. La gente habla del “boom del stand up”, desde que empecé a hacer esto se habla de ese “boom”, porque es novedoso. En el 2000 fue la primera vez que vinieron a la Argentina con esta técnica traída de Nueva York de la mano de Diego Wainstein y Alejandro Angelini. Ellos trajeron el stand up y le dieron clases a todo el mundo, después surgió “Hora de Reir” en canal 9, y en “Bendita Tv” también invitaban a comediantes a mostrar lo que hacían. Después se agrega Argentina a los países que estaban en “Comedy Central” y la gente seguía diciendo que era el “boom del stand up”; con el tiempo salieron los videos en las redes sociales y fue lo mismo. Es un formato muy fácil de consumir, no necesitás de ningún estudio previo y en esta sociedad donde todo es inmediato, todo en 140 caracteres, historias en instagram que duran 24 hs y se borran y que sino te gustan las pasas de largo; el espectador está acostumbrado a esa inmediatez, al zapping, a la velocidad, y el stand up te ofrece eso, porque si no te gustó un chiste te distrajiste y cuando volvés a conectar hay otro chiste sobre otra temática diferente. En una obra dramática si te perdiste tres minutos de la trama no entendiste nada. En el stand up no, la magia del comediante está en hacer un increscendo de chistes que haga que el chiste número siete explote. Si yo te cuento ese chiste de la nada, va a ser medio malo quizás.

Es una técnica muy atractiva: en España es enorme, en México está creciendo cada vez más, en todos lados crece. Acá los que están muy bien en las redes sociales llenan teatros en todo el país y los que no le interesaron mucho las redes sociales que eran parte del circuito under se les hace muy cuesta arriba, no hay bares. Se redujo mucho el consumo y el stand up es un lujo que se da la gente, no es una necesidad, cuando hay menos plata en el bolsillo reducís los gustos que te das.

¿Cómo te afectaron los abusos en el mundo del stand up? Los casos de Louis C.K, Nicolás Biffi.

Acá se hizo conocido el caso de Biffi, pero seguramente se dieron más casos y quizás las pibas no lo dicen por miedo a quedar fuera del circuito. El caso de Biffi lo compartí ni bien me llegó, y hoy en día me sigue bardeando en twitter, mucha gente se enojó más conmigo que con él, ¡increíble! Yo creo que está loco ese tipo, es psiquiátrico, debería dejar de laburar de esto, es un personaje horrible.

El caso de Louis C.K me afectó bastante porque yo era re fanático de lo que hacía, él había instalado una forma de hacer comedia que corría los límites de lo moral, él planteaba inquietudes o dudas que tocaban los límites de lo moralmente incorrecto y eso era excesivamente gracioso y novedoso. Hay otros comediantes que antes hacían eso, pero de una manera mucho más suave y él fue una revolución en este espacio. Los humoristas duraban 5 o 10 años de moda, y él estuvo en lo más alto 20, 30 años y después pasó lo que pasó, y además, posteriormente nunca pidió perdón a las pibas. La verdad que me dolió, pero hay que soltar al machirulo, hay que dejar de consumirlo, es así. Esto me hizo cuestionar mucho más a otros comediantes.

¿Cuál fue el click que viviste para cambiar rotundamente el contenido de tus shows? De pasar a hacer reír a tratar de hacer y reir reflexionar sobre la violencia en la actualidad, el machismo, etc.

Como miembro de la sociedad fui evolucionando gracias al feminismo e ir leyendo a colegas feministas que colgaban sus broncas en sus redes sociales. Aprendí de verlas. Nunca fui un teórico, nunca leí un libro de Simón de Beauvoir, nunca estudié profundamente las corrientes teóricas del feminismo, pero aprendí de ellas, de verlas. Siempre tuve un rol medio revolucionario, pensando por ejemplo que el mundo es una mierda y que hay que tratar de cambiarlo. Las chicas me plantearon esta nueva arista para mejorar las cosas. El momento en que llegan todas estas ideas a mi vida estaba en un auge artístico y acepté que estoy viviendo este proceso.

Al comienzo estaba viendo si podía vivir del stand up, hacía todo lo más vacío posible para tratar de gustar y después cuando me dí cuenta que había gente que le gustaba lo que hacía, y que ya podía vivir de esto, ahí me dije: “¿por qué no aprovecho este lugar para decir otra cosa, para hacer algo con todo lo que está pasando en el mundo?”

Creo que el click o el proceso se dió cuando pude reconocerme en cierto espacio, en un lugar de privilegio económico o artístico, donde me pude permitir que “me vaya mal”, pero decir lo que realmente quiero decir. Hoy me puedo permitir perder seguidores en las redes sociales por poner una foto de Santiago Maldonado y eso está bien. La gente se puede enojar conmigo, pero yo voy a seguir actuando, voy a seguir diciendo lo que pienso.

gonzo vizan para amalgama cultural
Gonzo Vizán (fotografía de Sofía Molina)

¿Cómo te sentiste cuando empezaste a decir “el contenido no me define a mí, sino yo defino el contenido”? 

Fue raro, porque al principio yo hacía todo por gustar, todo por el reconocimientos de los otros, desde un lugar muy sumiso, hacía todo por un like, por un RT y de repente dije: “no me importa tu aceptación, quiero mostrarte esto que aprendí, quiero compartirte esta reflexión a ver si te moviliza”, y hay mucha gente que está muy cómoda con su privilegio y no le importa estar replanteándose nada. Muchos me empezaron a insultar, a decir de todo. Hace poco hablaba con un amigo y le comentaba que me dejaron de seguir 80 mil personas desde la primer foto de Santiago Maldonado hasta hoy, es una cuenta de Instagram que se cerró. Al principio decís “¡no qué miedo!” y hoy ya sé que no pasa nada. Es más necesario que el video invite a la reflexión a esos seguidores que se van. Esas personas que me dejaron de seguir no iban a venir a verme al teatro, querían mi videíto, no mi ser. Hubo una etapa de asimilación, de registar qué pasa cuando subís algo con contenido fuerte y después te acostumbras. Repito, esto es muy necesario, hay muy poco de esto.

En relación a esta mirada, me pasa algo loco con Martín Cirio “La Faraona”, que es un influencer, hombre, blanco, gay, de clase media acomodada, que hace unos chistes medio transfóbicos y homofóbicos, hace un humor medio antiguo tipo “¡yo soy gay, vos sos hombre, guarda que te chupo la pija!” y ahí está reforzando un estereotipo del puto que no me parece copado. La otra vez hizo un chiste medio clasista sobre el aborto con una percha, muy mal encarado, pero yo lo sigo igual y mucha gente me reclama “¿cómo podés seguir a este personaje?” Y yo les digo: “mirá, es la única persona en esta red social de mierda que hace humor diciendo abiertamente que es gay”, imaginate cuán homofóbico es este espacio que son todos heterosexuales. Claramente hay una hegemonía en todo desde el discurso y si él hace reflexionar en algunas cosas a un picapiedra, yo lo voy a bancar. Me parece mejor que consumir solamente a humoristas heterosexuales.

¿Qué crees que le falta al stand up en la Argentina?

En Argentina está todo muy centralizado. Lo que le falta al stand up son más ciudades, más infraestructura. Conozco pibas que hacen humor feminista increíble, pibes que hacen las cosas más retorcidas que ví en un escenario, que están en la vanguardia de la comedia. El problema no está en los distintos tipos de humor que podés encontrar, Argentina tiene comediantes increíbles. El mayor problema es que faltan espacios, falta público. Si vivís en Capital Federal o cerca podés tratar de hacer una carrera con el humor, pero los comediantes del interior no se pueden dedicar de lleno a esto. Tenés Córdoba, Buenos Aires y Rosario, y ya está, después se complica estar en otro lugar y vivir de esto. Por ejemplo, en España las ciudad están muy divididas en cuanto al humor, y un comediante puede actuar en diferentes partes de todo el país, acá está todo muy centralizado.

gonzo vizán
Gonzo Vizán en la plaza (fotografía de Sofía Molina)

¿Cuáles son tus próximos objetivos con la comedia?

En este momento estoy haciendo “Abzurdito”, mi unipersonal, porque mi compañera -Laila Roth- está de viaje y creo que es el show más equilibrado entre comedia potente y bajada de línea lo más clara posible, pero quizás un objetivo a futuro sería hacer un show nuevo.

Igualmente, mi sueño está más puesto en la música, me gustaría poder grabar algo con mi hermano que es un gran ingeniero en sonido, es un crack. También sueño con poder tocar algún día en un estadio. He actuado en lugares grandes, llegué a actuar para 5 mil personas, pero siempre el público está sentado, ¡yo quiero hacer quilombo!, tocar un tema y que la gente esté saltando a pleno. Creo que eso debe ser increíble.

¿Por qué el rap?

Me encanta, reúne ideología, tiene barrio, nace como protesta. Vos escuchás Portavoz, Decibel, Insulino Dependiente; querés prender fuego la casa de gobierno y que se acabe este sistema de mierda. Este género invita a tomar la calle urgente, a ¡hacer la revolución  ya! Me parece súper necesario escuchar rap ahora. A su vez, siempre me gustó mucho la improvisación, en mis shows improviso mucho y de joder mucho con mi actividad artística me empecé a meter en la cultura hip-hop y me enamoré. Hace cuatro años que estoy jugando con las rimas, ahora estoy haciendo un programa de radio de hip-hop zurdo en Oktubre Fm junto a Kris Alaniz y Manu Basile. Es tremendo porque en la medida que vas aprendiendo de todo esto cambia mucho tu gusto, las rimas que me gustaban al principio, ahora ya no me gustan. Y es tremendo porque me quedo pensando en rimas que escucho todo el tiempo. Por ejemplo, hay una que escribió Kelo Kamada que dice: “Estoy bien, levité al nivel siguiente. Me vi débil y evite lo hiriente. Migré, me fui, bebí de mil fuentes. Reavive mi fe y volví en paz, aunque el caos a veces viene y me divierte” Lo escuchás, tiene sentido y una métrica impresionante, me parte la cabeza. No puedo dormir pensando rimas a veces y si algo me quita el sueño, creo que va por ahí.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s