Ilustraciones

Con tus ojos ardemos Lucía

Ilustración de Mariana Baizan

Texto Paula Vely

Lucia

Imaginate que sos una adolescente de 16 años y que vivís en Mar del Plata con tu mamá, tu papá y tu hermano.

Imaginate que estás en cuarto año de la Escuela Media N° 3 de tu ciudad natal.

Imaginate que es sábado por la mañana, 8 de octubre del 2016.

Imaginate que vas con tu papá, Guillermo, a desayunar a un lindo barcito cerca de tu casa, antes de que él se fuera a trabajar.

Imaginate que antes de despedirte de él, le contás que a la noche vas a ir al cine y a comer pizzas con tus amigas.

Imaginate que, en realidad, el plan es con unos pibes que conociste el día anterior en la puerta del cole.

Imaginate que, al rato, dos hombres te pasan a buscar por tu casa del barrio Alfar en una camioneta Fiat, color azul.

Imaginate que ese desayuno con tu papá, es el último momento de felicidad que pasaron juntos.

Imaginate que estos dos tipos te llevan a la casa de uno de ellos, Matías Farías. Imaginate que en ese lugar te drogan con cocaína y quién sabe qué más y, luego, te violan.

Imaginate que los dos tipos lavan tu cuerpo y te cambian la ropa para llevarte a una salita sanitaria en Playa Serena, inventando que te habías desmayado a causa de una sobredosis.

Imaginate que los médicos de ahí intentan reanimarte, pero, lamentablemente, ya era muy tarde.

Imaginate que al día siguiente de este horror, la policía consigue detener a los dos culpables de tu muerte, estos seres nefastos que llegaron a un nivel de inhumanidad asqueroso por haberte hecho lo que te hicieron.

Imaginate que el primero de tu familia que se entera de esto es tu hermano, que lo llaman para que fuera a reconocer tu cuerpo; luego tu papá, quien con la voz quebrada y envuelto en una tristeza profunda, sólo pide justicia: “Esperamos que haya un juicio y que condenen a los culpables. Pero a mi hija no me la van a devolver”.

Imaginate que luego de realizada tu autopsia, alegan que tu muerte se produjo por el ingreso por vía anal de un objeto violento, lo que te generó un paro cardíaco. La palabra horror queda chica para calificar estas atrocidades que te hicieron.

Imaginate que dos años después de semejante atrocidad los jueces de tu causa, Pablo Javier Viñas, Juan Facundo Gómez Urso y Aldo Daniel Carnevale resuelven que no fuiste abusada, violada, que lo tuyo no fue un femicidio, que había consentimiento en lo que estabas viviendo.

Imaginate que ante este fallo las pibas ardieron de rabia y decidieron hacer un paro el 5 de diciembre en todo el país con tu mamá a la cabeza para pedir justicia.

¡Con tus ojos ardemos Lucía!

¡¡¡DESPERTATE!!! BASTA DE MATARNOS, BASTA DE FEMICIDIOS. LUCÍA PEREZ, PRESENTE. HOY LUCHAMOS POR VOS Y VAMOS A SEGUIR HASTA EL FINAL. #5D #LucíaPerez #JusticiaPorLucia #ParoDeMujeres #NIUNAMENOS #VIVASNOSQUEREMOS #BASTADEPATRIARCADO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s