Teatro

Juan Mako : “Hay crímenes que están en la memoria colectiva”

Por Laura Moyano

Juan Mako actor director y dramaturgo argentino, dialogò con Amalagama Cultural  sobre su tránsito por el teatro  y su obra “Las encadenadas” que tiene función todos los viernes a las 21.00hs hasta el 23.11.2018 en la calida sala del Abasto Social Club sobre la calle Yatay 666,Buenos Aires,CABA.

Licenciado en Dirección Escénica en la UNA (Universidad nacional de las Artes)

Estudio actuación de forma independiente con  Alfredo Badalamenti, Pompeyo Audivert, Ricardo Bartís, Román Podolsky, Nahuel Cano y Analia Couceyro, Clown con Pablo de Nito, Guillermo Angelelli, Violeta Naón y Daniel Casablanca  y direccion y puesta en escena con Emilio García Wehbi.

Como actor realizo diversos trabajos y como director montó: RAT, proyecto seleccionado y producido por la BIENAL DE ARTE JOVEN de Bs As en la categoría obras a desarrollar (Espacio Sísmico 2016 / Hasta Trilce 2015 – 33° Festival de Almada, Portugal 2016), INERCIA de Gabriel Fernández Chapo dentro del ciclo Pac de Teatro Vol. II (Vera Vera Teatro 2016), BOLADA -Drama Folklórico de Laura Correa (Patio de Actores 2016 / El Estepario Teatro, Nobles Bestias, CETA y LAM Teatro- 2015 – I Festival LUZ DE SALA, Saladillo, Pcia de Bs As 2015), EL BRILLO de Jorge Eiro dentro del ciclo Superclásico Vol. 4 (La Carpintería Teatro 2016), CRIMINAL de Javier Daulte (UNA de Artes Dramáticas – 2014), EL PRIMER DRAMA DE AMANDA (Creación Colectiva – Teatro Pan y Arte – 2010), EL HOMBRECITO DEL AZULEJO de Manuel Mújica Láinez (Teatro de Las Nobles Bestias – 2006).

A su vez, realizó la asistencia artística de TODOS MIS MIEDOS de Nahuel Cano y Esteban Bieda (Obra seleccionada y producido por la BIENAL DE ARTE JOVEN 2013 – 10° Festival de Rafaela, Santa Fé 2015 / Festival Santiago a Mil, Chile 2015) bajo la dirección de Nahuel Cano. En el 2010 realizó también la asistencia de dirección de CIUDAD VERTICAL. CONSORCIO “LIVING IN THE SKY” (Proyecto de graduación de la Licenciatura en Actuación de la UNA del año 2009), dirigido por Bernardo Cappa, como también así fue colaborador y profesor asistente de los talleres de actuación de Cappa desde el año 2009 hasta el 2011 en la sala Pan y Arte.

Trabajó como actor en numerosos comerciales para la Argentina y el exterior, como también así realizó participaciones para TV y CINE.

En la docencia se viene desarrollando desde el año 2007, trabajando en diversas instituciones privadas y públicas tanto para adultos, como para adolescentes y niños, dentro de CABA y la Provincia de Buenos Aires. Actualmente es titular de catedra de la materia “Actuación 2” de la carrera de Actor profesional en la Universidad de Palermo (UP), es ayudante de primera de Andrea Garrote en los Proyectos de Graduación de Dirección de la Universidad Nacional de las Artes (UNA), forma parte de la compañía LA JUGADA junto a Lucia Manrique, con quien dicta talleres de actuación para adultos y adolescentes desde el año 2012 en el Teatro Mentruyt de Lomas de Zamora, dicta clases de teatro para primaria en el colegio Aequalis de Colegiales y de teatro para adolescentes en La Escuela de las Artes de Belgrano. A su vez, es profesor de actuación en los programas permanentes socio comunitarios “Arte para crecer” del Programa Cultural en Barrios del Gobierno de la Ciudad de Bs As, y “La UnLa de los Jóvenes” en la Universidad Nacional de Lanús.

Juan Mako en Epecuén

 

En “Las encadenadas” ¿crees que hay algo del vínculo entre los dos personajes femeninos que vos estabas buscando o eso surgió a partir de los ensayos?

Las actrices siempre me lo preguntan. Tengo un universo familiar  bastante amplio, una conjunción de tìas, abuelas, madre. Hay una presencia femenina  muy marcada en mi casa de mujeres fuertes y admirables, algo de eso seguro se filtró.

El personaje de Graciela es un poco parecido a una tía mía que fumaba y escuchaba Sergio Denis con mezcla de otra tía que tenia una personalidad muy singular tambien, se ve que todo eso se mezcló y se metió en el universo expresivo.

También las actrices desde el primer ensayo tuvieron química, creyeron, les gusto y hoy en día lograron una comunión muy bella en escena.

¿Consideras que encontraste tu búsqueda estética con “Las encadenadas”?

Intento ser humilde sin recaer en la falsa modestia, empecé hace poco a dirigir esta es mi cuarta obra, creo que hay una búsqueda con “Las encadenadas” diría que es la que plantea un universo más realista, con “Rat” que fue la primer obra que escribí y dirigí había algunos elementos del universo de lo fantástico.Claro que hay una búsqueda estética, desde la paleta de colores hasta la decisión de que existan ciertos componentes del genero suspenso, esto ya venía sucediendo cuando dirigí “Criminal” y “Rat” , claramente hay elementos que empiezan a confluir que  aparecieron en mis obras anteriores pero en “Las encadenadas” es  más clara esa búsqueda.

Cuando dirigí “Bolada”, obra que escribió y actuó mi compañera de vida Laura Correa, el texto era bastante poético, el personaje era una mujer sola que vivía en el campo, tenía una vaca con la que había un vínculo existencial si se quiere y parte de esa escenografía de “Bolada” reciclada es la de “Las encadenadas” como “remasterisada” y también había en “Bolada” la búsqueda de una especie de “realismo mágico” o “realismo fantástico” , eso se emparento con “Rat” y con “Criminal” , pero en las encadenadas el universo es claramente realista…

Creo que eso debe tener que ver con el elemento documental, como que eso anclò más tu búsqueda estética…

Totalmente, en “Las encadenadas” los hechos fueron reales y eso enmarca, los personajes de la obra tranquilamente pudieron ser reales y eso sitúa ciertos tópicos, esto no quiere decir que no se puede construir ficción y generar una poética a partir de ese universo. Decidí, incluir la denuncia en el universo estético pero con una historia real.

 ¿Qué denuncia?

Me interesaba hablar de la historia de este pueblo, de los fraudes y las negligencias políticas, gubernamentales que hubo y que llevaron a que Epecuèn desapareciera.

También hablar sobre las avaricias, Epecuèn no solo se inundó porque no se hicieron las obras públicas correspondientes, hubo negociados por parte de ex funcionarios  de la dictadura post inundación del pueblo. Los hoteleros de la zona no quisieron suspender la temporada de verano que se realicen las obras que eran necesarias.

Por eso elijo dos personajes que estén atravesados por esta historia, que cuenten un poco las dos caras de la moneda,el personaje de Graciela ve la historia con más distancia, como desapegada con la tragedia, enunciativamente para ella “ no fue todo tan asi” como esa mirada de que “ hay que soltar” .

Esas dos caras están la latentes hoy, a la vuelta de mi casa hay una librería que se llama “Epecuèn” invite a la dueña a ver la obra  y luego de verla ella hizo un comentario en facebook  y generò un gran conflicto porque hasta el dia de hoy la herida está abierta y más allá de lo que se comente es claro que hubo negligencias gubernamentales y políticas, que como todo en este país hasta que no estalla no se toma conciencia.

Se sabía que no se debería haber construido un pueblo ahí, que se estaba destruyendo el terraplén de contención  y eso iba a hacer que el lago irrumpiera sobre el pueblo y se inundàra, nada de esto se solucionó en el momento adecuado.

Tenemos como un historial, Cromañon, entre otras tragedias  que demuestran que tendemos  llegar a la catástrofe para luego tomar medidas.

 ¿Y cómo llegaste a Epecuèn?

Por mi abuelo paterno era de Carhue que es el pueblo mas cercano a Epecuen y siempre escuchaba a mi abuela hablar de Epecuèn.

Cuando estaba cursando dramaturgia en la UNA con Andrea Garrote empecé a escribir sobre dos personajes femeninos en un cementerio y ahí se me vino la imagen de Epecuèn,los muertos,de mi abuela hablando del ataúd de mi bisabuela que con la inundación salió flotando del cementerio y nunca lo pudieron recuperar; ahí me di cuenta que Epecuèn era el universo  para esta historia , además es muy cinematográfico el lugar, es como fantasmal. Después leí “El agua mala” un libro documental de Josefina Licitra muy interesante, son crónicas de habitantes del pueblo de Epecuèn.

Juan Mako en Epecuén

La muerte, como temática y concepto predomina mucho en tus obras tanto en “Criminal” como en “Rat”¿Qué te pasa con la muerte como universo expresivo, poético? Y me refiero a este concepto desde muchos lugares, estéticamente, políticamente, etc.

Es algo que de alguna forma me divierte, a veces me pregunto si estere jugando con fuego, quizás no viví tan de cerca ni traumáticamente un episodio de muerte y por eso puedo trabajar con ello.

Mi abuelo materno tenía mucho humor negro, hasta sus últimos días para él la muerte era motivo de humor, seguramente algo de eso heredè, muchos me dicen que voy por ahí. Como actor también hice trabajos en relación a la muerte. Es algo que viene a mí pero yo también lo busco, desde diferentes universos, como el grotesco, porque me parece que también es sanador, la muerte es parte de la vida, intento tomármelo así, quizás si en algún momento me tocara de otra forma quizás no podría trabajar como lo hago hoy en día. Es algo que me divierte, como la trama policial y que en el caso de “Las encadenadas” era necesaria la muerte para la historia porque hay crímenes que están en la memoria colectiva, las personas, ese pueblo que desapareció, que va más allá del crimen particular que ocurre en “Las encadenadas”.

En tu obra hay una triangulación  entre  muerte, política y desesperanza. Que nos podes contar de eso.

Más allá de la excusa de hablar de Epecuèn , trato como de expresar de alguna forma el espejo que esta ficción tiene con nuestra cultura, identidad, memoria. La identidad de un pueblo forma parte de la cultura, la muerte de ese pueblo y la muerte en esta obra expresan la muerte que estamos viviendo a nivel cultural. Para mi es importante que la obra pueda generar, más allá de lo documental y lo biográfico sucedido, resonancia para lo que el espectador quiera asociar en el presente contemporáneo ¿Qué puede linkear con lo que ve?

Ineludiblemente tiene que ver con el aparato de estado. En este caso, la falta de justicia, la falta de claridad y compromiso humano de parte del estado con sus habitantes que lo perdieron todo y los han indemnizado a un costo bajísimo, 20 años después de la tragedia, muchos de ellos murieron de tristeza no solo no les ofrecieron una solución durante la inundación sino que tampoco después. Todo eso para mí son acontecimientos que abren la reflexión, esta estructura de ausencia, la podemos ver en la cultura, el teatro, en la salud pública ¿dónde está el estado ausente que desaparece?

En “Las encadendas” hay un aparato de estado que condenò a los personajes. En el caso del personaje de Ester, que es el más aguerrido, el que maneja el horno. Yo siempre le decía a la actriz quizás Ester era maestra en Epecuèn o enfermera u otra cosa y cuando se inundó el pueblo tuvo que dedicar su vida a otra cosa que no eligió, como consecuencia de las trágicas circunstancias.

Intento tomar elementos de lo real que me acontecen y estimulan, siempre intente decir algo más con mis obras. Necesito poder expresar algo que vaya más allá del ego propio.

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s