Teatro

Las encadenadas: rapsodia para el  crimen y la sororidad.

Por Lau Moyano

“Para todos tiene la muerte una mirada. Vendrá la muerte y tendrá tus ojos.” 

Cesare Pavese

Graciela y Ester  trabajan en el cementerio municipal de Carhué.  Las encadenadas de Juan Mako, como ya alude su título, gira en torno a la relación de estos  personajes. Dos mujeres, amigas por el trabajo, el tiempo y la soledad. Arismendi, es el jefe, él manda, es  hombre. Irrumpe una noche de verano y desata una serie de infames circunstancias.

Las encadenadas, obra de teatro
Escena entre Graciela y Ester

Ester es fuerte y aguerrida, crema  cuerpos en un horno cansado e incandescente, como ella. Graciela hace lo que puede con sus inseguridades, mientras recolecta y califica las cenizas, todavía sonríe con débiles esperanzas románticas. Ester sostiene el peso de su vida entre sus ojos y las pitadas de cigarrillos que comparte con Graciela. Ambas están inundadas por esta cotidianeidad de muerte, cenizas y burocracia.

Carhué está a escasos KM  de Epecuén pueblo que en el año 1985 es protagonista de una catástrofe que pudo ser evitable. Los habitantes de Carhué son testigos y anfitriones de las víctimas del suceso. Este hecho histórico es el disparador principal en el desarrollo de la obra. Si la realidad supera la ficción, “Las encadenadas” no pretende quedarse atrás. Comicidad, realismo y suspenso junto con determinados elementos del teatro documental componen esta singular poética propuesta por Juan Mako. Las actuaciones de Monica Droilet y Cecile Caillón son una deliciosa combinación de sutileza y profundidad.

Las encadenadas, obra de teatro
Arismendi fumando un cigarrillo

Con una dirección clara y precisa Mako nos invita a la historia de dos mujeres  amarradas a un destino monótono, sórdido. Sus vidas son el pasado, el horno crematorio y las planillas para Arismendi. Sin embargo, estos personajes están invadidos por una sólida empatía. Ester y Graciela se tienen. Su vínculo las ampara del abandono y la soledad. Los eslabones de esta cadena son, quizás, más fuertes que aquello que las sujeta. Se conocen, se protegen, se perciben, porque así es su amistad. Ester es la fuerza, Graciela es fragilidad. Sinergia femenina para sobrevivir al hastió de un trabajo insoportable y un pasado que pesa, Epecuén, las muertes, los cuerpos, el agua. Arismendi llega con serios problemas, involucra a Ester, sin introducción, con total impunidad. La circunstancias que ya eran miserables, se complejizan. Ester protege a Graciela en un acto heroico y la salva del crimen.

Ellas se tienen. Quizás lo más verdadero de sus vidas sea esta amistad, quizás esta es la historia de dos amigas  que se eligen para poder vivir sin olvido ni ausencia y aunque sea una vez al día, en ese oscuro cementerio  de Carhué,  respirar.

 

Funciones: Viernes – 21:00 hs – Hasta el 30/11/2018, en Yatay 666 – Abasto Social Club, Capital Federal – Buenos Aires – Argentina.

Entrada: $ 250,00

Ficha técnica 

Dramaturgia: Juan Mako

Actúan: Cecile Caillón, Claudio Depirro, Mónica Driollet, Diego Torben

Vestuario: Paola Delgado

Diseño de escenografía: Sol Soto

Diseño de luces: Alejandro Le Roux

Diseño De Sonido: El Pájaro Films

Realización de escenografia: Sol Soto

Fotografía: El Pájaro Films

Diseño gráfico: Otra Producciones Escénicas

Asistencia artística: Tobías Cortés

Producción ejecutiva: Otra Producciones Escénicas

Supervisión dramatúrgica: Gabriel Fernández Chapo

Dirección: Juan Mako

Duración: 70 minutos

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s