entrevista Música

“Me parece que el Rock argentino debería involucrarse más con el feminismo”

Por Hernán Paryszewski @hernanpary

Amalgama Cultural entrevistó a Mariano Roses de La Huella Rebelde con motivo de la presentación de su último disco “Redes”, por el momento que transita la banda y su mirada acerca del Rock nacional en la actualidad.

Mariano "El ogro" Roses
Mariano Roses

La Huella Rebelde surgió en 2009 en la ciudad de Buenos Aires como una banda de rock, que fusiona distintos ritmos en su repertorio como el tango, la zamba, el carnavalito, el reggae, entre otros. En 2015 editaron su primer disco “Pasajes” y en octubre de este año lanzaron “Redes”, su segundo disco, donde contaron con la producción de Tino Moroder en estudios Zoara y a Pablo Maturana como técnico de baterías.

Entre las temáticas que pueden encontrarse en sus letras está el amor, una fuerte crítica al sistema, la locura, el cuidado por la tierra y una reivindicación hacia lo latinoamericano.

En dialogo con este medio, Mariano “El ogro” Roses nos comentó qué es ser parte de esta banda, cómo se da el proceso creativo, cómo vivieron el lanzamiento de su segundo disco y el lugar que debería ocupar el rock argentino en la actualidad (o el que decide no ocupar), según él.

La Huella Rebelde rock
La Huella Rebelde: Mariano Fernández Seoane (guitarra eléctrica, acústica y coros), Juan Ignacio Fernández Seoane (teclado), Federico Mariñansky (voz principal), Lucas Garbarino (bajo eléctrico), Juan Manuel Otero (batería y coros), Nicolás Díaz (saxo), Mariano Roses (charango, ronroco y coros) y Daniel Villanueva (guitarra eléctrica).

¿Qué es hacer música en La Huella Rebelde?

Hacer música en La Huella Rebelde significa toda una situación de compañerismo: en la banda todos participamos en el proceso creativo y para mí eso es como compartir algo con una familia que uno elige y haciendo lo que a uno más le gusta. Después de 8 años de trayectoria juntos somos como hermanos.

 ¿Cuáles son las influencias de la banda?

Son muy variadas. Hay una influencia muy grande del Rock fusión, que viene por el lado de Arbolito, Bersuit, Sumo; después hay una impronta bastante rockera que viene por el lado de La Renga, Los Redondos, del Indio; y con la incorporación de los últimos tres miembros – Juan Manuel Otero (batería), Lucas Garbarino (bajo) y Nicolás Díaz (saxo) – hay una influencia que se acerca más al jazz y al soul.

¿Cómo surge el nombre de la banda?

Cuando se pensó el nombre no estuve en ese proceso, pero tengo entendido que tiene que ver con dejar una marca en el otro. En el momento que se decidió el nombre varios integrantes militaban en partidos de izquierda, kirchneristas, peronistas y la idea central de la banda es poder dejar una huella que rompa con “lo común”, con lo establecido.

El tema “En mi mundo” del disco Pasajes ¿es una crítica al mundo actual?

Ese tema lo compuso el tecladista – Juan Ignacio Fernández Seoane – y tiene que ver con mostrar que pueden haber otros mundos distintos. No por nada es el primer tema del disco de la banda. Tiene que ver con poder decir o mostrar que otro mundo es posible, un mundo donde las cosas estén al revés: “donde el rey sea esclavo”. Con eso no queremos decir que avalamos la esclavitud, sino que la idea es satirizar un poco la realidad y demostrar cómo el funcionamiento del mundo está mal, según nuestra perspectiva. En nuestro mundo queremos que las cosas sean de otra manera y decirle a la gente que otros mundos se pueden crear. También entender que cada persona tiene su mundo.

La locura es una temática que se puede encontrar en varios de sus temas ¿por qué deciden bucear en ese concepto?

Hay diferentes tipos de locura. Por un lado, creo que está locura como algo que no es “normal”, algo que no está estandarizado. Esto también tiene que ver con mostrar mundos distintos: puede ser la locura que le genera a una persona escuchar una canción, la locura como una forma de rebeldía, como una forma de rebelarse contra lo normal.

A su vez, consideramos que la problemática de la locura debería ser tratada, que no debería ser un tabú en algún punto. Me animo a decir que la palabra locura tiene muchas significaciones.

¿Qué diferencias encontrás entre el primero y el segundo disco de la banda?

La primera diferencia que se puede notar es que cambiaron los instrumentos y tres músicos. Eso de por sí genera un sonido muy diferente, con otras influencias. Por otro lado, hay una maduración de los músicos que ya estaban en la formación en la composición, en las letras. Me parece que estamos escribiendo de forma más poética, menos directa y se nota un segundo disco más rockero, con menos fusión. Hay una maduración general de toda la banda, que hoy en día nos representa mucho más que el primer disco. Incuso hemos llegado a versionar los temas del primer disco para los vivo, para que se acerquen más a como estamos sonando hoy.

Además, en “Redes” hubo un gran trabajo de preproducción, producción y postproducción que no hubo en el primer disco: contratamos a Pablo Maturana como drum doctor para que grabe las baterías y al productor Tino Moroder, que hicieron un muy buen trabajo.

Decidimos que fueran menos temas, pero con mayor carga de sentido cada uno. La idea fue armar un disco bien contundente.   

 En el último tema de Redes “Animal sin dios” la letra repite en varias oportunidades “no se puede enjaular el dolor” ¿qué quieren expresar con eso?

Justamente elegimos ese tema para cerrar el segundo disco por esa frase final que resume un poco todo lo que se dice en este material. Particularmente, esa frase expresa que el dolor no puede “quedar adentro de uno”, porque sino uno termina enfermándose. Esto tiene que ver con el dolor en todos sentidos, tiene que ver con la situación actual del país. Creemos que hay que salir a las calles, no podemos quedarnos en casa con todo lo que está pasando, como el caso de Santiago Maldonado, como el de tantos atropellos a nuestros derechos. Si nos quedamos en casa no vamos a lograr nada, nos vamos a enfermar de odio, de tristeza, hay que salir, “no se puede enjaular el dolor”.

En cuanto a lo individual, esa frase tiene que ver con tema emocional. Justamente, la tapa del disco busca representar eso: la cabeza de la persona que está en la tapa está llena de cosas que hacen filosofar a un artista, pero está con las orejas y la boca tapadas y hay una mano que no llega a tapar un ojo, y esa persona no se percató que estaba mirando. La idea es que ese artista está rodeado de muchas cosas que lo influencian y que de alguna manera tiene que sacar a la luz.

¿Qué opinás del rock argentino en la actualidad?

Creo que el Rock argentino en la actualidad, a veces, le falta jugársela un poco más por algunas cosas.

Hace tiempo que se viene discutiendo la violencia de género y salieron a la luz muchos casos de abusos y creo que en ese sentido el Rock argentino debería cambiar en muchos aspectos. Principalmente, me parece que debería a involucrarse más con el feminismo, con las luchas por la igualdad de género, por la no violencia hacia las mujeres, contra la opresión. Yo creo que la revolución del Rock debería estar ahí.

Lamentablemente veo que muchas  bandas que hoy tienen una gran influencia no se hacen cargo de este tema, no tratan ese tipo de temáticas o no hacen declaraciones al respecto.

Me parece que hay que hacer un cambio cultural en el Rock que no se está haciendo y se debe hacer, no sólo desde el under, sino también desde las bandas que más influyen en distintas generaciones, principalmente en los más jóvenes. Si llegamos con esta discusión a la juventud vamos a poder llegar a una sociedad más justa, más igualitaria, más feminista.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s